sábado, 8 de agosto de 2020

 

DE VILLEFRANCHE A VILLEFRANCHE

Tengo 49 años, nací en Châtenay-Malabry, una comuna francesa de la region de Île-de-France, al sur de París. Tengo una hermana de 54 años, enfermera de profesión. Mis padres viven en Villefranche-sur-Mer, un precioso pueblo en la Côte d'Azur.

Mi padre es investigador científico y, debido a su profesión, al poco de nacer yo marchamos a vivir a EEUU, en New Jersey. Estuvimos ahí unos 2 años y después volvimos a Villefranche. Los primeros recuerdos que tengo son de nuestra estancia en EEUU, y luego de la vuelta a Villefranche.

Tengo cultura mediterránea, mi madre pertenece a los llamados “pieds-noir” personas de ascendiente francés nacidas en Argelia que tuvieron que regresar a Francia tras la independencia del país en los años 60. Son personas que dan mucho valor a la familia, a los valores, la cultura, las raíces……

También he de apuntar que, antes de nacer yo, mi familia vivió un tiempo en México, pero una enfermedad grave de mi hermana mayor hizo que tuvieran que regresar a Francia para que se curase.

Mi mejor recuerdo de la infancia es el paseo de Vilefranche, cuando iba con mis amigos al lado del mar. Había muchas rocas y, entre ellas, huecos con agua donde aprovechábamos para bañarnos incluso cuando las olas rompían fuertemente.

Viví en Vilafranche hasta que marché a vivir a Niza durante mi etapa universitaria. Más tarde volé a París para hacer mi trabajo de tesis doctoral.

Mi peor recuerdo es mi etapa como estudiante de violón. Lo hacía por dar gusto a mi abuela materna, a la que sé que le gustaba mucho. Mi profesora era extremadamente exigente. Mis padres, debido a mis dotes, me apuntaron en el conservatorio y esto me quitaba mucho tiempo libre, sobre todo los miércoles que es nuestro día de descanso de la escuela en Francia. Recuerdo que para mi cumpleaños me regalaron unos patines y no podía utilizarlos debido al tiempo que dedicaba al conservatorio y al instrumento en casa. Al final acabé odiando el violón, porque me impedía relacionarme con normalidad con mis amigas, me sentía prisionera y no podía decir la verdad por no disgustar a la familia…

Me defino como una mujer apasionada, generosa, entusiasta, alegre, con mucha alegría de vivir, sensible, se puede decir que muy sensible; también testaruda y con mucho carácter

Cuando pienso en mi familia me vienen recuerdos de conversaciones sobre Marruecos, de Argelia y de Egipto, entre mi madre y mi abuela. Y aunque yo nunca estuve allí , una buena conversación igual que una lectura te puede trasportar a donde quieras... tengo la impresión de conocer esos sitios sin haber estado.


jueves, 6 de agosto de 2020

                                       PARÍS NUNCA DECEPCIONA

 

Esta entrevista es de las más especiales y os preguntaréis porqué. La he tenido que hacer con traductora. Me explico la entrevistada es una amiga de mi mujer, que vive en un pueblo a las afueras de París. No habla nada de español y con mi pobre francés no le puedo hacer una entrevista como Dios manda.

 Tenía muchas ganas de hacerle la entrevista por varias razones: una es que mi mujer me habla de ella, de Niza, en fin, sentía curiosidad, otra que al ser una persona de otro país me intrigaba mucho su forma de pensar, ya que es otra cultura, otra formación, otras raíces.

También es la primera entrevista a tres, mi mujer, la entrevistada y yo. Yo estaba casi de mero espectador y oyente. Comprendo un 40% de lo que hablaba, seguía el hilo, pero no quería perderme nada y preguntaba continuamente.

He de decir que es la primera entrevista que grabo, para después ser lo más fiel posible en las contestaciones y así poder ir traduciendo con mi mujer la conversación

Ha sido una entrevista, muy bonita. En todo momento sentía que pese a la distancia y a la barrera del idioma estábamos conectados, de hecho, ella también lo dice durante la entrevista. A tal punto que, en un momento dado del primer día, me puse a llorar de emoción. Sentía una sensación difícilmente descriptible. Me sentía en sintonía total con la entrevistada, sus respuestas tan pensadas, tan profundas, no podía saber todo lo que decía, pero sí que era una sensación de que una persona te entrega un pequeño trozo de su corazón, que te abre su alma, sin apenas conocerme.

Nos vimos en Paris en su casa hace 20 años, pero no se me olvida el postre en aquella cena, tabla de quesos y vino blanco y luego alguna vez nos hemos visto por video llamada o Skype.

Un privilegio poder hacer una entrevista a 1200km de distancia, en pleno confinamiento  con música francesa de fondo, dos días, en concreto dos Domingos a las 15h, hay que recordar que allí comen a las 12,30h y una bonita experiencia de hacer la entrevista al lado de mi señora esposa, a la cual quiero agradecer el esfuerzo de la traducción casi simultánea, el tiempo que ha empleado en volver a traducir lo que yo he escrito para que ella lo lea y me dé su visto bueno…….

 

Te vuelvo a invitar a viajar conmigo y con la entrevistada


viernes, 29 de mayo de 2020




LO SENCILLO NO ES COMPLICADO:

Esta entrevista, es a una persona que conozco hace muchos años. A lo largo de estos, nuestra profesión y la vida nos ha ido llevando por lugares paralelos. Siempre ha sido para mí una persona interesante y me explico: todos tenemos cosas importantes que aportar, no puedo entrevistar a todo el mundo, pero esta persona desde siempre a inspirado en mi una fragancia de bondad. Hay personas que conoces que te transmiten cosas, energías, valores, etc…él impregna bondad, buen rollo. En el fondo creo que es, como dirían los franceses un “bon vivant”, una persona alegre que le gusta disfrutar, que no le gusta molestar y que no le gusta que invadan su espacio… Pero prefiero que sea él quien nos vaya describiendo a través de su viaje hacía su YO:


‹Bueno empiezo la entrevista presentándome:

Me considero una persona muy básica, muy normal. No me gustan que me compliquen la vida, me defino cómo una persona en tránsito. Creo que soy buena gente, no trato mal a nadie. Me alejo mucho de las personas tóxicas y sobre todo no me gusta entrar en peleas, no soy nada guerrillero, pero eso si, lucho por lo que quiero a mi manera, con mis armas. Mis orígenes son de una familia humilde pero que vivía en una ciudad. Mi madre era una mujer sencilla, muy buena persona,

( Hago un paréntesis para confirmar que se le ilumina la cara al hablar de su madre de una manera especial, continuamos) 

mi padre era un buscavidas, un hombre libre, no le gustaba trabajar para nadie y se buscaba la vida para trabajar y buscar el dinero para la familia, aunque recuerdo muchas veces a mi madre en el balcón de casa esperando a que llegara con dinero para ir a comprar, vivíamos al día, pero con un poder adquisitivo bueno. Tengo dos hermanos uno con el que tengo una gran relación y otro con el cual la relación es nula, lo defino cómo “raro”.

El mejor recuerdo que tengo de cuando era niño fue una etapa en al que mis padres alquilaron una torre a la que íbamos los fines de semana y gozaba de mucha libertad… el peor recuerdo que tengo es cuando mi padre enfermó de una depresión. Yo era un adolescente. Vino la crisis del petróleo y vi cómo una persona tan capaz, tan decidida, se hundía, cayó en una depresión profunda y de repente mi mundo, ese mundo que conocía, de un buen colegio, la torre, que no nos faltara de nada, se derrumbó como un castillo de naipes. A tal punto fue duro que llegamos a tener la situación de no tener un techo dónde refugiarnos. Gracias a unos tíos que nos alojaron hasta que pudimos irnos a vivir a casa de mis abuelos

Pasamos de “nuevos ricos” por la vida que llevábamos , sin ahorrar y viviendo bien y al día, a tener que ponerme yo a trabajar a los 13 años, en plena adolescencia y a dejar aquella torre dónde me sentía tan libre por no poderla pagar. Mi vida se truncó..

Recuerdo con especial cariño el primer día que salí de mí primer trabajo. Me sentía útil. Fue un orgullo llegar a casa y entregar a mi madre aquella semanada. Durante unos años pasé por varios trabajos de poca monta hasta que encontré uno ya un poco más serio, un oficio.

Me definiría como una persona introvertida, tímida, reservada si quieres, pero buena gente, honrado y cariñoso.

La felicidad para mí es el bienestar, es tener estabilidad y muy importante tener estabilidad emocional

No tengo la familia que planeé desde un principio. Me separé. Pero tengo muy buena relación con mis hijos, incluso uno vive conmigo a temporadas. Tengo pareja, una persona con la cual hemos coincidido en muchas cosas y nos acompañamos y me siento feliz con ella. No aspiro a tener la familia que deseaba hace años, tendré otro tipo de familia. No pudo ser…..


Pocas veces me meto a opinar sobre lo que me cuenta el entrevistado, pero en este caso no puedo pasar de largo. Doy fe que luchó y aguantó mucho para que su familia se mantuviese junta. Aguantó hasta límites que para llegar a ellos hay que ser o muy hombre para aguantar que te anulen de esa manera o la lucha por el sueño de una familia le hizo hacerse fuerte hasta que dijo basta de humillaciones. Me consta que ese “basta” le dolió en el corazón. Me puedo imaginar que sentía su corazón para romper su sueño y marchar de casa, pero hay que estar en la piel del otro para sentirlo.

Seguimos con la entrevista:

Debido a todo lo que me supuso mi separación, dejar mi casa de siempre, dejar a mis hijos (ya mayores de edad y bien colocados aunque vivían con nosotros), irme a vivir solo por primera vez en mi vida, han sido 5 años muy duros. El marchar me supuso dejar de aguantar un trato que rallaba lo inaguantable, lo permitido, lo razonable, pero me fui a “mi condena” la soledad, lejos de los míos de mí circulo, de mí ciudad y eso hace sentirte desubicado, solo y triste. Pensad que fue el día más triste de mi vida, incluso más que la muerte de mis padres.

Un día de después de estos 5 años conocí a mi actual pareja y el día que hablé con ella y decidimos salir juntos, mi autoestima subió de golpe ¡ vaya subidón! Iba por la calle flotando, empecé a sentir que valía más de lo que pensaba, me sentía vivo, sentía algo que no sentía hace mucho que le importaba a alguien.

Si tuviese que dar un consejo a un niño o a un adolescente le diría lo mismo, haz caso de tus padres, nadie te va a querer como ellos, no seas orgulloso y escúchales.

Si pudiese cambiar algo en mi vida, sería poder casarme con la persona que fuese y ser felices. La vida me ha llevado a dónde estoy, no domino nada
La felicidad es una utopía, son momentos que duran muy poco, realmente pienso que hay momentos felices, pero no es estables en el tiempo. Es una visión muy realista, nunca te sientes satisfecho, la vida están sencilla y tan complicada a la vez. Siempre te viene alguna desgracia que hace truncar esos momentos digamos agradables.

Nunca pienso que haga nada extraordinario cuando ayudo a los demás, me parece que es lo normal, si está en mi mano o tengo el conocimiento o la experiencia y ello le va bien a alguien nunca pienso que haga nada especial, doy lo que tengo.
En este tiempo si que he notado una cosa que hacia tiempo que no sentía, disfruto mucho más de amistades antiguas, les dedico tiempo, sin forzar las cosas, pero la soledad hace que luego aprecies mucho más u a los demás.

El motor de mi vida son mis hijos, mi pareja y mi círculo de amistades, sentirme querido y valorado como persona, como padre, como amigo y como pareja me hace seguir adelante. Lo puedo decir con rotundidad lo peor para mí es la soledad y la vejez es una tristeza que cala los huesos.

Me dirijo hacia una jubilación cercana, sin muchas pretensiones, quiero vivir tranquilo y que me dejen vivir a mí manera. Yo no molesto a nadie. Pienso en ello, se me acortan los años, cada vez puedo pensar menos en eso de dentro de 20 años…. Ya no podré hacer según que cosas, pero no me obsesiona, he ido fundiendo muchos cartuchos en esta vida.

A veces pienso en la muerte, no me da miedo, si que de joven pensaba que yo ya no estaré y la vida seguirá y pienso que con el tiempo los tuyos se van olvidando de ti, pero es ley de vida. No me preparo de ninguna forma especial, lo único que me gustaría es no ser un lastre para nadie.

Agradezco mucho a esta persona su sinceridad, la oportunidad de escucharle y de aprender muchas cosas de el. Que bien poder viajar con vosotros. GRACIAS!!


domingo, 10 de mayo de 2020



Perdón a los que me leéis y encima os complico, me faltaba el orden.

Perdonar en los dos últimos capítulos no he puesto el orden y está un poco liado.. la inexperiencia, el hacer muchas veces las cosas sin repasar o revisar da estas cosas.
Ya me vais conociendo, tengo faltas ortográficas, soy un poco disperso, desordenado diría yo y hago tantas cosas así un poco entre nosotros de manera chapucilla....

Pero no me voy a esconder, no quiero ser quién no soy. Escribo tal como hablo o como pienso, eso no quiere decir que me niegue a mejorar, pero darme tiempo y os pido paciencia.

No sé si es mi edad o siempre he sido así pero hago tantas cosas a la vez y no acabo ninguna o la hago de una manera superflua e inmediatamente ya estoy con otra cosa...

Pero pongo corazón eso si, aunque a veces eso sólo no basta...

intentando mejorar, muchas gracias.

sábado, 9 de mayo de 2020



YA ES HORA DE DESCUBRIR MI IDENTIDAD      SEGUNDA PARTE


Es sólo eso un titular, pero es cierto que he querido darle un poco de suspense si cabe. Realmente no voy a descubrir quién soy pero si dar más pinceladas de lo que soy.

Lo que me motiva a vivir en esta vida, es el servicio a los demás. pero mi verdadero motor es Dios. A Él decidí dedicarle mi vida y en eso sigo, me motiva ser digno porteador de su mensaje, soy su Sherpa, yo llevo su mensaje y su mensaje es lo importante, no yo.

Me descubrí jejeje

Cuando uno decide renunciar a tantas cosas que se dan por adquiridas, de obligado cumplimiento, aunque para mí nunca ha sido una renuncia si no una opción de vida, adquiere otra forma de vivir. En una sociedad tan consumista, tan sexualizada, tan llena de relativismo, tan poco profunda a veces, dónde el eslogan es haz lo que quieras, siéntete libre. En una sociedad tan dirigida sólo por los sentimientos, hacerse sacerdote es un contrasentido para muchos. Para mí es una manera maravillosa de entregarle mi vida a Dios y a los demás.

He pasado algún momento muy duro, mucho, ante las atrocidades de sacerdotes que han violado o se han aprovechado de menores. No te puedo expresar el dolor tan profundo en mí corazón ante estos hechos, denunciables, abobinables y que merecen todo el castigo de la ley y el juicio de Dios.

La sociedad ya ha realizado un juicio, nos han metido a todos bajo el mismo saco y eso me hiere enormemente. Aprovecho esta entrevista y su repercusión para pedir y gritar si es necesario, que todos los sacerdotes no somos así. Cuando me encuentro con alguna persona que me confiesa que es atea, o que no cree en la iglesia y que incluso me mira con cara larga, me gusta hablarle de tu a tu y decirle que yo no ataco a nadie, no ofendo a nadie, bien al contrario. En los años que llevo de sacerdote no imaginas a cuántas personas he ayudado, escuchándolas, dedicando mi tiempo, ayudando en los días más felices de su vida: en su boda, en su bautizo, en la comunión de su hijo etc y también en los momentos tristes, a cuantos he consolado, ha cuantos he ayudado a bien morir. La gente no entiende porque los curas no nos casamos, pero no podría dar a mi mujer y mis hijos el tiempo y el trato que merecen si a la vez no tengo un no para nadie.

Camino intentando hacer la voluntad de Dios. Cada día me preparo con mi oración, con mis charlas con Él, con mis meditaciones, con mis Eucaristías, para saber que estoy en el camino recto. Me rodeo de gente buena, positiva y me impregno de tantas cosas buenas que me transmiten. Intento aprender mucho de todo lo que escucho y veo, me alejo de personas tóxicas que también las hay. Pero piensa que al revés de lo que piensan incluso alguno de mi "gremio" ESCUCHANDO se aprende muchísimo y los curas no tenemos que ser charlatanes si no que tenemos mucho que escuchar.

Pienso a veces en mi muerte....sabes una cosa? cuando no dejas que nada te ate, es más fácil ver venir a la muerte con otra libertad, y si encima estoy convencido que voy a mi meta que es estar eternamente con Dios, qué puedo temer?

Mi meta es esa, por la que lucho y en la que creo y en la que me dejo la horas rezando para que todos estemos un día juntos, no sabemos muy bien cómo será pero gozando eternamente de eso a lo que estamos llamados, EL AMOR con mayúsculas.

AMOR: que no es interesado, que quiere siempre, que espera siempre, que no pasa, que es pleno

Muchas gracias por esta entrevista, nunca había hecho una cosa así pero me ha encantado y te animo a que sigas entrevistando a gente y escuchando, te vas a enriquecer muchísimo y la gente hablándote de sus cosas van a pensar, van a pararse y van a viajar como dices tú a su interior. Espero también que los lectores encuentren cosas útiles en esta humilde entrevista

Rezo por todos




MUCHOS SIGUEN EL CAUCE...YO REMO RÍO ARRIBA   PRIMERA PARTE


Escritos dos capítulos de mi vida, el de mi cambio de puesto de trabajo y el homenaje a nuestro perro Blinki, quiero continuar escribiendo experiencias de otros.

En las entrevistas que hago a otras personas siempre saco una enseñanza, un ejemplo, una manera diferente de ver la vida. Todas muy válidas. Ademas hago todo lo posible por verlas con perspectiva. Somos lo que somos debido a muchas experiencias y juzgar desde fuera es tan injusto!. Por eso os pido que al leer las próximas, leáis entre líneas, el intentar comprender es magnífico, el respetar es maravilloso y al leer y no poderle hablar nos permite eso, no estar pensando para contestar ante algo que me cuentan, sólo cabe pensar que haría yo ante esa situación.En definitiva viajar significa a veces ponerme en los zapatos del otro


NADAR CONTRACORRIENTE

Soy una persona muy normal,o eso creo. Soy el mayor de cinco hermanos. Mi familia es una familia con un nivel adquisitivo medio, inmigrantes que vinieron del pueblo para ganarse la vida. Católicos de educación sin grandes pretensiones, ni grandes prácticas piadosas.

Me defino a mí mismo como perfeccionista, inconformista diría yo. No me vale lo que me dicen a la primera . Soy simpático, alegre, testarudo y a veces tengo mis gotas de mal genio.

Mi mejor recuerdo era de chaval, los veranos en el pueblo con los amigos, éramos libres y sin malicia nos lo pasábamos pipa..bueno sin malicia.....alguna que otra cosa si que hicimos, por ejemplo romper bombillas del alumbrado público con un tirachinas o matar lagartijas Y he reconocer que algunas mentirijillas a mis padres para poder salir pues también las tengo jajaja, cosas de chavales.

De mis peores recuerdos que tengo hay uno que no olvido. Eran unos años muy malos de droga. la heroína hacía estragos entre la gente joven. recuerdo que un día estando en clase de EGB, educación general básica, para los que sean muy jóvenes, el director vino a nuestra clase, hizo salir a nuestro profesor para decirle algo. No sé pero mi clase que normalmente era muy follonera, en ese momento estaba en un silencio raro, como si sospechásemos que algo estaba pasando. Mi profesor entro en la clase con rostro muy serio y tosiendo para aclarar la voz nos advirtió que tenía que darnos una mala noticia. Mi compañero de pupitre, con el que llevaba 6 años, 6 cursos junto con él, había fallecido....por Dios éramos unos críos. Parece ser, cosa que sospechábamos que se lo habían encontrado en unas naves abandonadas muerto por sobredosis de heroína. Recuerdo el silencio, la incredulidad que se notaba en el ambiente. No podía ser!! nuestro amigo, tan lleno de vida, tan revoltoso y a veces un poco gamberro se había muerto. Era de las primeras veces que me afrontaba a ese caballero con guadaña llamado muerte. No se me olvida aquel silencio, algunas lágrimas...y al salir al recreo un divagar por el patio, ese día no jugamos nuestro partido de fútbol. no había ganas, no sabíamos afrontar aquella noticia....

Tengo la familia que quiero si, tengo una familia enorme, una familia poco tradicional, pero maravillosa. Puedo decir que muy variada, eso me permite enriquecerme una barbaridad. No es una familia compuesta por madre, padre e hijos si no que yo hago de padre-madre de mucha gente y ellos a su vez me cuidan como verdaderos hijos y hermanos.

A tu pregunta, te diré que necesito muy a menudo pararme a analizar mis emociones y sentimientos. No me gusta que la vida me lleve río abajo sin saber a dónde me dirijo. He de parar cerrar los ojos y decir mi nombre y preguntarme: niño siente, no hagas las cosas por pura inercia. Aunque muchas veces he de obedecer, incluso algunas veces sin estar de acuerdo, gestiono esas situaciones poniéndolas en un contexto, encauzándolas a que las hago por amor por un amor que va más allá de lo cotidiano y lo razonable para muchos.

Hago notar que el entrevistado no quiere todavía profundizar mucho sobre algunos temas para así dejar un poco con la intriga a los lectores y yo he puesto mi pizquita de sal para mantenerlo así.

El mejor consejo que le puedo dar a una persona podría ser que haga lo que haga sea por que lo desea, que se lo trabaje, que luche, que reme contracorriente si es necesario, pero no pierda de vista su meta. No puede ser que todo me lo marquen los demás, no le puedo echar después las culpas a nadie ni no luché por mis cosas, si no escogí bien llenos de miedos, prejuicios y e momentos comodidades.

No cambiaría nada en mi vida, quizás si acaso me ha faltado salir más. Viajar y vivir en otros países para sentir y vivir diferente. Quizás latinoamérica, allí aún se vive en muchos sitios con sencillez, muy rural, sin tantos adelantos tecnológicos cómo aquí en Europa. Piensa que me apasiona la sencillez de las cosas. Un buen café con un amigo, una buena charla, una comida con gente que quiero un paseo por la orilla de un río, un buen libro en un banco sentado cerca del campo o un amanecer o anochecer cerca del mar. Un saludo por la calle, poder preguntar por la salud, una cervecita en una terraza...ayudar a bien morir, consolar a alguien....

La felicidad es sentir que hago en cada momento lo que me toca hacer, que he llegado a una madurez en la que sé apreciar lo bello y bueno, que admito que enfermaré y que moriré pero con la convicción de que he hecho todo lo posible dentro de mis limitaciones por ir haciendo el bien

Me da mucho miedito que los demás piensen que soy mejor de lo que soy y que algunos piensen lo contrario que soy peor de lo que parece. A veces ponemos en las personas un cartel y le adjudicamos un rol, porque nos da a nosotros la gana. Cuánta gente escucho que dice que tiene vibraciones sobre alguien, que hay que fiarse de primeras impresiones, que este es cómo aquel etc.. Estamos llenos de gurús que rápidamente te hacen una análisis psicológico, bajo su criterio de Internet y wikipedia y te cuelgan un "Sambenito" que ya no te lo quitas en la vida

Por cierto, esa expresión de Sambenito, hay varias versiones viene de que antiguamente a los penitentes católicos o a los judíos conversos, para mostrar en público su arrepentimiento por sus pecados se les ponía una prenda con la cruz de san Andrés, también dicen una especie de escapulario que estaba previamente bendecido en la iglesia. de hay su nombre saco bendito, origen Santus benedictus y por contracción posterior sambenito.


domingo, 3 de mayo de 2020


SEGUNDA PARTE

Vaya por delante en este capítulo de mi blog que sé perfectamente que un perro es eso un animal, no quiero con ello humanizarlo ni exagerar en exceso los sentimientos. Tengo muy claro que eso de que hay animales mejores que muchas personas, es eso, una frase. Blinki jamás me discutía, un poco cabezota si era si, pero seguía sus instintos, no lo hacía por fastidiar. Siempre estaba contento, con cosas muy básicas como comer, pasear, estar con nosotros ya estaba agustito. Los humanos somos mucho más complejos y además pensamos, tenemos libertad de decisión, tenemos nuestras faltas, nuestras neuras etc. en definitiva la relación con un humano es más difícil que con un ser que no habla y que tiene instintos básicos y sencillos.

Sigo con el relato. En Agosto del año 2019 y como ya he descrito hicimos nuestro viaje a Andalucía. Todo iba sobre ruedas, tanto en nuestras vacaciones como en dejar a Blinki en casa del primer cuidador. Te manda vídeos, lo tiene en su casa fresquito y luego lo recogíamos y seguíamos rumbo a la siguiente parada.

Llegamos a la plaza de Trujillo, amenazaba lluvia, pero con Blinki sólo teníamos una posibilidad, comer en la terraza.y así hicimos, no sin alguna que otra gotera pero felices. De vacaciones, los 4 juntos comiendo bien, en un pueblo con mucho encanto, que más se puede pedir?

Por la tarde,viajamos a nuestro siguiente destino, pero primero teníamos que dejar a Blinki con su cuidadora, el hotel no admitía mascotas y no encontramos ningún otro con precio razonable.
Cuando llegamos a casa de la cuidadora, no nos gustó mucho el hecho de que tenía varios perros, quizás muchos para nuestro gusto, pero la vimos cariñosa con los animales, la casa era enorme, tenía piscina para perros, en fin nos parecía que era muy apropiado y a esas horas tampoco podíamos hacer gran cosa más. Nos marchamos al hotel y pasamos una buena noche los tres tapeando y descansando, era un día de mucho calor, casi insoportable, imaginábamos a Blinki metido todo el día en agua, era lo que acostumbraba a hacer ...

A la mañana siguiente, nos levantamos, bajamos a desayunar y al subir a la habitación Pilar recibe una llamada de la cuidadora, en la cuál le informaba de la muerte de Blinki. Se lo había encontrado agonizando, había intentado reanimarlo pero en vano.

Salimos corriendo estábamos a unos 3 km de distancia, llegamos en un momento, entramos en aquella casa y a la sombra debajo de un trapo que le había puesto la cuidadora yacía muerto nuestro perro. Un animal si, pero nuestro animal. La escena fue dantesca, Diego arrodillado abrazado a su perro, yo intentando consolar a Diego mientras intentaba no derrumbarme y Pilar, rota, intentando solucionar aquella situación, quizás la tarea más difícil Era Sábado, Agosto, no sabíamos que debíamos hacer. ¡ Qué duro! quizás sólo los que habéis tenido animales podéis imaginaros aquel cuadro. Pero los demás con poco esfuerzo empatizaréis con nosotros. Ese perro lleno siempre de vida, que en otras ocasiones la vernos llegar para recogerlo salía como estampida hacía nosotros a regalarnos sus caricias y lametones estaba inmóvil en el suelo.

A veces intentaba imaginar cómo sería su final, pensaba que dolería, pero nunca imaginé que tanto. Convivir con un animal 12 años crea un vínculo difícil de explicar. Tengo que confesar que ante la narración de alguna persona de la muerte de su perro nacía en mí una especie de sentimiento raro, pensaba que exageraban un poco. Qué lejos de la realidad!!

Sigo, contactamos con un veterinario y nos dijo que lo llevásemos allí. Mientras Pilar seguía al teléfono con la empresa que nos había conseguido la cuidadora, con el veterinario, con la cuidadora, le pedí a Diego que me ayudase a recoger del suelo a Blinki. Pensé que con 17 años que ría que Diego hiciese un buen duelo a su perro. Lo cogimos entre los dos y lo depositamos en un trasportir para llevarlo al veterinario. En el coche durante el trayecto nos rompimos los tres, Pilar por primera vez sin ocuparse de los trámites burocráticos, encontraba el momento de sacar fuera sus sentimientos..

 Al llegar al veterinario nos dejó una camilla y una sala dónde depositar a Blinki, nos trataron con sumo respeto y cariño, Diego se sentó a su lado y con la cabeza apoyada en su cuerpo lloró, no sé ni cuanto tiempo pasó, pero no queríamos tener prisa. no podíamos enterrarlo a casi 900km, además en Andalucía aconsejan la incineración, la incineración individual era carísima, no nos lo podíamos permitir, nos decidimos por la que hacían junto a otros animales. Nos metimos los tres en aquella sala y nos despedimos de nuestro perro, últimas caricias y palabras..a Diego le tuvimos que ayudar para irnos, pero debían poner a Blinki en una nevera, hacía mucha calor y era sábado hasta el Lunes no lo podía incinerar

Salimos de allí, nos marchamos de aquel pueblo con una sensación que no os puedo describir. Diego estaba roto y le comenté a Pilar de llevarlo a un centro comercial para que se distrajese, comprar cosas que necesitábamos y  así hicimos. Durante ese rato vivimos una experiencia familiar increíble. Cuando Diego estaba muy mal, nos abrazábamos y lo consolábamos. Cuando la que se hundía era Pilar, Diego era el primero en consolarla y darle ánimos y cuando el hundido era yo la situación era la misma. Que día más malo pasamos, no os quiero engañar, pero lo pasamos juntos ayudándonos unos a otros.

Ya no teníamos ganas de vacaciones. llegamos a Málaga a pasar unos días con la familia de Pilar. Se portaron muy bien, respetaron nuestro momento, no estábamos para grandes muestras de alegría, pero fue una semana de sanación junto a su familia que agradecimos de corazón..

Decidimos volver ya directamente, dábamos por concluidas nuestras vacaciones, habíamos salido los cuatro y volvíamos los tres....la vuelta sin Blinkie con nosotros en el coche fue dura. Diego atrás iba sólo sin su compañero de viaje y juegos durante 12 de los 17 años que tiene.

Entrar en casa y no tenerle con nosotros ha sido muy duro....los primeros días oíamos sus pisadas, parecía que todo había sido un mal sueño, por la noche creía verlo acostado en el suelo a mi lado.
Aún hoy que han pasado casi 9 meses lo sentimos muy cerca de nosotros....

Sirva este escrito que quedará en las redes como un tributo de agradecimiento a nuestro " Blinki"un homenaje a nuestro perro al que nunca olvidaremos, al que no queremos remplazar y al que siempre ocupará un lugar en nuestra familia.

Perdonar, sé que la historia es triste, pero en la vida no hay que esconder lo triste, ni lo malo, ni lo menos bello..todo es parte de nuestras vidas......

Gracias por leerme